John Gayle

Jamaica
En un año estamos recuperando la inversión de nuestros T-L’s y eso sin considerar los ahorros en menos mano de obra y costos de energía.

Durante años, los rendimientos promedio de la caña de azúcar bajo riego de inundación han sido de 50 toneladas por hectárea (alrededor de 2,5 acres EE.UU.) para la Empresa Azucarera de Jamaica. Ese rendimiento típico se ha mejorado considerablemente en los campos tecnificados con sistemas de riego por pivote central, significativamente más eficientes. Propiedad del Gobierno de Jamaica, la plantación tiene 100.000 acres en cinco estados jamaicanos, de los cuales 46.000 acres son caña de azúcar.

“Nuestros sistemas de pivote nos están dando un incremento de hasta un 300 por ciento en los rendimientos de caña de azúcar”, informa el Director de Operaciones John Gayle.

“Hemos sostenido rendimientos promedio de 150 a 160 toneladas por acre en nuestras primeras dos cultivos con ellos, por lo tanto obtenemos tres veces más producción de los mismos pozos, con menos tiempo de bombeo.”

Hace algunos años, los aspersores móviles fueron probados en un esfuerzo para incrementar la eficiencia en el manejo de agua y disminuir las necesidades de mano de obra. Sin embargo, el costo de la energía es un factor importante en la isla y se requieren de altas presiones y más caballos de fuerza para trabajar.

A manera de experimento, hace muchos años se instalaron dos sistemas de pivote central, uno de transmisión eléctrica y el otro un TL con transmisión hidrostática. ¿El resultado? “Desde entonces no hemos comprado otro sistema eléctrico más, y ahora en nuestros campos de caña de azúcar tenemos 30 T-L’s”, añade Gayle.

“Los T-L’s también han logrado un gran impacto en nuestras necesidades de mano de obra.” Dice Gayle. “Donde usualmente utilizábamos un trabajador en promedio por cada dos hectáreas, ahora en los campos tecnificados con T-L’s básicamente no tenemos a nadie allí mientras se riega. La empresa proyectaba inicialmente una recuperación de la inversión en cinco años y unos tres años en el mejor de los casos. Sin embargo, según Gayle, el incremento de las toneladas de caña de azúcar resultó en una utilidad bruta anual de $ 4,800 (EE.UU.) por acre.

“En un año estamos recuperando la inversión en nuestros T-L’s” explica Gayle. “Y eso sin considerar los ahorros en menos mano de obra y costos de energía.”

La conservación es otro tema que puede representar grandes ahorros. La caña de azúcar produce una cosecha al año, con una vida útil promedio de cinco años antes de que la producción disminuya demasiado. Obviamente, entre más corta la vida útil mayores costos de producción, por lo tanto alargar la vida útil es un objetivo importante dentro la empresa. “Estamos convencidos de que los campos regados con nuestros sistemas de pivote central serán capaces de seguir por un período más largo antes de tener el gasto mayor de replantación, seis… siete años… o tal vez más”, dice Gayle.

“Nuestro material de siembra es caña joven. Al replantar menos acres, tendremos más producción y también menos costos de maquinaria.”

Otro factor importante en la elección de sistemas hidrostáticos T-L fue poder disminuir el riesgo por electrocución para los empleados.

Nuestras razones para escoger sistemas de transmisión hidrostática T-L en comparación con los sistemas de tracción eléctrica eran muchas: A pesar que también se experimentaron grandes aumentos de rendimiento, otros aspectos negativos surgieron; Los problemas eléctricos eran tan frecuentes que técnicos a tiempo completo tuvieron que ser contratados para que los mantengan funcionando, y debido a su operación de paro y arranque, se tuvo que rellenar con grava las huellas profundizadas para permitir a los equipos hacer sus rondas..

“Por otro lado”, según Gayle, “Nuestros T-L’s sólo siguen trabajando. “El mantenimiento ha sido mínimo. “De hecho, nos hemos encontrado con más dificultades con nuestro único sistema de pivote central eléctrico, que con nuestros 30 sistemas hidráulicos.”

Los pocos problemas enfrentados se han debido principalmente al utilizar tuberías de abastecimiento de agua viejas y pozos que bombean arena. Problemas que se han solucionado con el uso de trampas de arena y la instalación de nueva tubería de PVC.

“Nuestros trabajadores están mucho más cómodos con los pivotes centrales hidráulicas T-L”, continúa. “Solucionar problemas de un sistema hidráulico es más simple de aprender para nuestro trabajo.”

Gayle prevé una serie de cambios importantes que se estarían implementando en los próximos años:

En primer lugar, hacer un cambio en la aplicación de fertilizante seco a fertilizantes líquidos “alimentados con cuchara” a la caña de azúcar de forma similar que hacen ahora muchos productores de maíz con riego de Estados Unidos para la mejora de sus rendimientos.

Segundo, ya que los pivotes centrales han probado ser una fuente de riego confiable, se acaba de firmar un acuerdo con una compañía de EE.UU., el cual proporcionará un mercado para la papaya y pimientos.

Por último, y como forma de diversificación. La Empresa de Azúcar Jamaiquina se encuentra investigando en cómo convertir los rendimientos mejorados de la caña de azúcar regada por pivotes centrales en etanol. Con lo que, además de reducir las necesidades de la isla en importaciones de petróleo, también habrá que considerar la economía basada en el turismo. Sin lugar a duda el uso de etanol, disminuirá los efectos contaminantes de los motores que utilizan gasolina y ayudará a mantener un medio ambiente más limpio. La compañía espera comenzar la construcción de una planta de etanol en el 2005, y tenerla en funcionamiento al año siguiente.

Un aumento de tres veces el rendimiento en la producción, por su puesto resulta en un crecimiento de tres veces más desperdicio del proceso de refinación en la caña de azúcar. Sin embargo, esto no tiene nada de malo, por el contrario, es una buena noticia.

Una vez que la caña de azúcar es triturada y se extrae el jugo, la basura que queda se llama bagazo. Esto es un material seco que tiene un contenido de celulosa de alta fibra. La compañía cada vez está más cerca de utilizar dichos residuos de la refinería de caña de azúcar para alimentar de energía eléctrica tanto a la nueva planta de etanol como otras necesidades de la empresa. El exceso de energía se venderá a la red eléctrica nacional de la isla. Esto reemplazará a la energía que ahora se compra para operar bombas de pozos profundos y pivotes centrales y servirá como una fuente adiciona de ingresos.

“Les puedo decir que definitivamente vamos a instalar más pivotes centrales,” Gayle resume. “Como podrán adivinar, todo apunta a que serán T-L’s.”