División de Energía / Bombeo

Crop IrrigationNuestro objetivo es trabajar conjuntamente con nuestros distribuidores T-L en el diseño de sistemas de riego por aspersión que mantengan a sus clientes satisfechos — y que también incrementen sus rendimientos e ingresos netos.

En el otoño de 2003, fue creada la División de Bombeo, Energía e Ingeniería. Uno de sus objetivos es almacenar y tener disponibles para su envío motores John Deere y Cummins, bombas centrífugas Cornell y Berkeley, pantallas de succión auto-limpiantes, filtros de succión y una gama completa de accesorios.

Pero, tal vez aún más importante para los agricultores, es el modo en que la división complementa toda la gama de equipos de riego T-L. Por ejemplo, en nuevas instalaciones podemos proporcionar un “paquete” completo de aspersores, motor y bomba, cuyo funcionamiento conjunto, tan fiable como bueno bajo diversas condiciones de operación, es de sobra conocido.

Un beneficio adicional es que el agricultor ahorrará en costos de envío, si, por ejemplo, un motor acompaña su nuevo sistema de aspersión enviado directo desde fábrica; el ahorro instantáneo será de entre $500 a $800 que es lo que cuesta por lo común un servicio de flete para un solo motor de riego.

Gran parte del trabajo de la división consiste en asesorar a nuestros distribuidores T-L en el diseño de instalaciones más eficaces y eficientes de sistemas de riego por pivote central para cada situación determinada.

Nos gusta empezar a trabajar desde cero. Iremos adonde está el agua y calcularemos cuánta hay disponible para su aprovechamiento. Una vez delimitado el suministro de agua, procederemos a diseñar el sistema de emisión del riego con el fin de proporcionar con exactitud la presión y la medida en galones adecuadas para el sistema. Esto incluye el cálculo del caballaje necesario para cumplir con el trabajo.

Algunos de los proyectos de la división también abarcan el correcto diagnóstico de los motivos por los que una bomba pre-existente, un motor o la configuración de la tubería no están dando el resultado esperado.

Cuando nos cercioramos de ello, lo común que un rediseño sea necesario. Esto puede implicar la sustitución de motor, bomba, tuberías, o tal vez una combinación de cambios. El resultado, es una instalación que aprovecha lo mejor que un sistema de T-L puede proporcionar.